14 de marzo de 2020 – 40º Aniversario de la muerte de Félix: ¿Volveremos al matriarcado?

Las perspectivas de que la especie evolucione hacia ese ser humano nuevo, capaz de recuperar las claves que poseía el hombre que logró sobrevivir durante decenas de miles de años por entenderse consigo mismo y con la naturaleza, por hacer sostenible la vida en el planeta Tierra, nos la da hoy, por sorprendente que parezca, la Sociedad de la Información y del Conocimiento tal como Félix Rodríguez de la Fuente adelantaba, antes de que se pudiera ni sospechar que era un proceso inminente y, además –apunta– probablemente de nuevo bajo la forma de un matriarcado o, al menos de un mundo mucho más femenino:

«Si en el grupo zoológico humano el macho ha sido el cazador, el guerrero, el que tiene mayores componentes agresivos, no tendría nada de particular que pensemos en una humanidad en que la hembra que se ha despegado menos de los patrones clásicos originales de nuestra especie, vaya a tener un predominio de componente natural.
Quizá algún día, como en un termitero, nos hayamos planteado la producción de sucesores de los seres humanos con probeta.
Quizá algún día la disciplina doméstica, que es la que impone la hembra en el domus, la hembra que administra y la hembra que rompe agresividades masculinas, y a veces femeninas, sea un planteamiento planetario.
Es posible que para entonces ya no haya machos ni hembras, es posible que para entonces ya no haya ni siquiera amor sexual, es posible que para entonces todo sea amor y contemplación y la satisfacción de saber todo lo que se puede saber a través de esa hormona social, de esa Noosfera, que es la capacidad que el hombre tiene para la comunicación».

Abuela bosquimana hadzabé de alrededor de cien años de edad, según su hijo, campamento dentro del NCA de Ngorongoro, Tanzania. Enero de 2011. (Foto©: Benigno Varillas)

Puede ser, que las madres reaccionen y no dejen que Saturno devore el futuro de sus hijos. ¿Sucederá cuando estemos conectados en Red? Por qué no. Sólo necesitamos un mundo cooperativo de internautas rurales convertido en vanguardia biempensante. Bloquear todo atisbo de insensatez e impedir los desatinos.
Tal vez entonces nos aguarden otros mil siglos de Paraíso.
¿Era ése el mensaje?… El mensaje era él.

Extracto de la biografía Félix Rodríguez de la Fuente escrita por Benigno Varillas. 2ª Edición, 2020. 538 pp. 16 x 24 cm. PVP: 24.80 € Disponible en www.elcarabo.com 


Media España volverá a ser salvaje

De esta entrevista que me hizo Crisitina Yuste, de la agencia EFE, hay solo un punto que quedó confuso al tener que condensar una larga conversación, cosa que hizo, por cierto, de forma maestra, y aclaro:

No se trata de optar por la tecnología y la producción artificial de alimentos «en zonas ahora improductivas, y que equivalen a un 50 por ciento del territorio», sino en las productivas o ya selladas y alteradas, y dejar el 50% del territorio español restante  (y del Planeta, dice E.O. Wilson ) para lo salvaje, cosa que no es que lo pida nadie, sino que es el proceso evolutivo actual de la humanidad. Querámoslo o no, ya se está produciendo, por voluntad de los humanos: la concentración de las 9.000 millones de personas que pronto seremos, en grandes megápolis, alimentados con biotecnología y solazándose con la realidad virtual…

Ese proceso está dejando grandes espacios abandonados –en el caso de España 25 millones de hectáreas– que son donde se está recuperando la vida salvaje y donde veo viviendo a esos 100.000 amantes de la vida libre que puedan recuperar Los Libres, los seres de la fauna no domada, entre ellos, la especie más interesante de todas en los ecosistemas, que es Homo sapiens sylvestris, en este caso ya no paleolítico, como hace más de 10.000 años, sino ciberlítico, como lo será dentro de una década, a más no tardar.

Esos diez millones de nuevos humanos «salvajes» a nivel mundial –100.000 a nivel ibérico, que son los que más o menos podrían caber, habra que calcular el factor de carga de cada territorio– serán los que conecten, a los 9.000 millones de humanos urbanitas que habiten  las megápolis en no muchos años, con lo libre, a través de la realidad virtual, basada en la «realidad real» que vivan los asilvestrados (naturalistas capaces de usar las nuevas tecnologías para retransmitir a los demás el pulso de la Tierra, minuto a minuto).

En lugar de la destrucción de la sociedad tecnoindustrial que predican algunos,  sugiero tomar las riendas de la misma con una vanguardia de la Sociedad de la Información. Unas «Brigadas Internacionales» que se instalen a vivir en los parajes naturales de España para combatir en una vida más emocionante implicada en recuperar la vida salvaje, libre, tanto de los animales como del propio hombre.

El resto de la humanidad participará en esa experiencia gracias a la realidad virtual, a través de la conexión mental con los que tengan la voluntad y la capacidad de vivir de nuevo integrados en la naturaleza, como hicimos en el Paleolítico durante 300.000 años, no en ciudades, como ahora mismo desea la mayoría.

El gran error del ecologismo, y de todos los redentores, ha sido querer «salvar el Mundo». Ya sería una revolución que alguien se consiga salvar a sí mismo. Para ello no caben soluciones individuales.

Restaurar un tejido social rural de mujeres y hombres en contacto permanente con «lo libre», conectado con la mayoría, recluida voluntariamente en lo artificial, es la  base de partida necesaria para poder intentar modificar el curso de la historia y recuperar ese «Homo sapiens sylvestris» que fuimos, tanto en arquitectura mental como en número. Insisto, aceptando que los que quieren producir transgénicos coman transgenicos y los que quieran criar bisontes, coman bisontes, sin necesidad de tener que hacer todos lo mismo.

Los nuevos paleolíticos serán avanzados teletrabajadores de lo que sepan hacer –comunicar, programar, diseñar, oradores, fotógrafos, pintores– que sumados a los actuales rastreadores de lo libre –guardas, funcionarios y técnicos de medio ambiente a reciclar, ecologistas y ganaderos, a reconvertir– encarnen ese nuevo recolector cazador paleolítico, como el de hace 10.000 años, solo que  avanzado tecnológicamente a nivel informático pero igual de integrado en la vida salvaje y en Lo Libre que los humanos primigenios.

Habrá que reinventar la caza, para que la ingesta de  vida salvaje sea  esa asimilación de energía que fue, consistente en la fusión o trasvase de energía de unos organismos en otros, recuperando el proceso de sacralización de la caza ritualizada del Paleolítico, para que la entiendan y acepten los veganos.

La captura de uros (los toros) y tarpanes (la saca de yeguas) reinventará actividades que ahora mismo los animalistas no aceptan, pero aceptarían formuladas de otra manera al venir de una sociedad humana salvaje integrada y respetuosa con la cadena trófica de la vida salvaje, en la que los depredadores son parte esencial de los ciclos de la energía.

En la entrevista digo que hay que «dejar de vivir de subvenciones y reorientar el mundo ganadero a los grandes herbívoros”, faltó poner la palabra «salvajes», herbívoros salvajes. Hay que devolver la libertad a  vacas, caballos, asnos y bisontes para que la carne que alimente a los humanos asilvestrados, que vivan integrados en la naturaleza y quieran seguir la adaptación carnívora, no proceda de seres esclavos degradados.

Y, sobre todo,  hay que devolver la libertad a los niños pastores y a sus madres.

Que el medio natural –al menos la mitad de España– esté habitada por seres en conexión con lo libre. Solo así será posible que la otra mitad encuentre su camino y pueda vivir un mundo que será más metafísico, mental, que material.

Para que la realidad virtual surta el efecto benéfico que se espera, debe estar basada en lo  real, auténtico y constatable, sea en «kedadas», en safaris o, el que pueda y quiera, en años sabáticos, en todo lo que permita conectar física- y no solo telematicamente.

La entrevista de EFE sigue:

«Para Varillas, los ecologistas, empeñados en “divinizar” el mundo rural y la agricultura ecológica, “están en la antítesis del pensamiento de Félix”.

«Según Benigno Varillas, “lo que el ecologismo lleva reclamando mucho tiempo nos lo dará la sociedad de la información, apostando por la biotecnología para conseguir que la humanidad se alimente sin necesidad de esquilmar la tierra”.

http://www.efeverde.com/noticias/felix-rodriguez-de-la-fuente-90-anos-visionario/