Crowdfunding para analizar el ADN de los mercheros

Por Benigno Varillas

El pueblo de los mercheros es una etnia nómada española de la que no se sabe nada. Poca gente conoce su existencia. A los que «les suena», en su ignorancia los asimilan a los gitanos.

Pero nada tienen que ver con el mundo caló, aunque fueran también nómadas y en su declive como etnias, habiten juntos en barrios marginales y se mezclen entre ellos, algo antaño impensable.
A este autor le puso tras su pista una frase de Chapman y Buck en su obra Wild Spain (1893), en la que hablan de un hombre salvaje en España y afirman rotundos: “Homo sylvestris, peculiar de las selvas extremeñas, aguarda la atención de los etnólogos”.
Tecleando en Internet “Homo sylvestris extremeño”, di con la pieza teatral: Las Batuecas del duque de Alba, del dramaturgo del Siglo de Oro de las letras españolas Lope de Vega, escrita hacia 1598, en la que entre muchas otras constantes del patrón universal del hombre paleolítico, pone en boca de sus Homo sylvestris, de las selvas extremeñas esta bella y profunda cita:

«Nosotros habitamos este valle
cerrado destos montes espesísimos,
cuyas sierras empinan sus cabezas
a topetar con las estrellas mismas,
sin que jamás ninguno haya sabido
quién fue el primero que nos dio principio.
En esta lengua habramos, estas chozas
nos cubren, estos árboles sustentan,
y la caza que matan nuestros arcos.
Si vivimos en paz sin ser regidos,
y nos habemos aumentado tanto,
¿por qué das ocasión que nos deshaga»

Dice también el autor anónimo de la pieza clásica británica Gawain y el caballero verde (hacia el año 1400):

“Señalan como espacio natural de Homo sylvestris los riscos de los solitarios bosques montañosos, rodeado de lobos, serpientes y toros silvestres”

refiriéndose evidentemente a los uros ya que habitaban entonces todo el continente junto a los bisontes europeos, los tarpanes y los encebros.
Nadie ha hecho aún un estudio del ADN de los mercheros. Viendo que los españoles tardaron 200 años en traducir su obra al castellano, Chapman y Buck no se extrañarían de que el Homo sylvestris aguarde aún, pasado todo ese tiempo desde su llamada de atención, “la atención de los etnólogos”.
Ese análisis aportaría luz sobre el origen de este misterioso pueblo nómada español y por ello, el autor de este libro ha iniciado un crowdfunding para colectar los fondos necesarios para ver si el ADN de los mercheros nos desvela al español paleolítico que aún habita entre nosotros y ha pasado desapercibido hasta la fecha.
Ellos dicen ser más de 100.000, pero nadie los ha censado. Se hicieron sedentarios a la fuerza, por la persecución a la que los sometió la Guardia Civil durante el franquismo y, sobre todo, por los cambios socioeconómicos de las últimas décadas, que acabó con sus medios de vida, que eran la reparación y fabricación de cacharrería y, antes de eso, la captura de equinos salvajes, sin amo, hasta que lo tuvieron. A partir de entonces los que se apropiaron de la carne les llamaron cuatreros.
Al no tener rasgos que les diferencie del resto de los españoles, y no identificarse nunca como mercheros, pasan desapercibidos. Sus mujeres son famosas por su belleza. A diferencia de los gitanos –nómadas que llegaron a España hace 700 años procedentes de los Balcanes– los mercheros no se diferencian por sus rasgos del resto de españoles y bien podrían ser, por sus pautas de comportamiento, lo que queda de los magdalenienses.
Habría que ver si entre los muchos gitanos que admiró y conoció el andariego inglés George Borrow cuando recorrió la Península Ibérica entre 1835 y 1840, se puede rastrear a los mercheros, nómadas que muchos confundían con los gitanos, al viajar y vivir en carretas y tener el mismo rechazo social de los neolíticos sedentarios.

Si estás interesado en apoyar esta investigación para hacer un primer análisis de ADN, en breve lanzaré un crowdfunding con ese objetivo, pero puedes escribirme ya a benigno.varillas@gmail.com para evaluar con cuántos apoyo cuento en esta iniciativa. Gracias.

Deja un comentario