Cultura piscívora prehistórica en la desembocadura del Guadalquivir

‘Genesis’

Tomo 1: Cazadores–Recolectores

Capítulo 11

Por Benigno Varillas

“Manolo es amigo mío. Se gana la vida pescando entre las rocas bajas de la desembocadura del Guadalquivir, en las que se encuentran unas antiquísimas construcciones llamados corrales”.

Con tan breve y cálida afirmación, Valverde inicia así uno de los capítulos del último de los siete tomos de sus memorias. Condensa con maestría literaria su forma de ver y entender el mundo. Tan sencilla frase contiene toda su admiración por la inteligencia natural de un pescador–recolector, símbolo de los humanos capaces de sobrevivir en la naturaleza sin alterarla. Habla de su interés por la sabiduría y los conocimientos del pasado. Tono, como Félix, era experto en detectar a quien guardara aún información, transmitida de generación en generación durante milenios sobre la cultura antigua. Describe la técnica de captura de la vida marina que emplea Manolo. Una actividad que remonta al Paleolítico.

En la etapa previa a convertirse en marisma, la marea jugaba en Doñana un papel primordial. En la bajamar dejaba al descubierto un laberinto de piscinas repletas de peces y frutos marinos, atrapados durante horas por diques de fango y lenguas de arena.

Los depredadores encontraban en esos corrales un maná fácil de apresar, entre ellos los humanos, que se abastecían también de esa proteína. Eran comunidades de pescadores como los que aun hoy sobreviven en Orango, en el archipiélago de las Bijagos de Guinea Bissau, y no tan lejos, en las playas de la desembocadura del Guadalquivir, donde Valverde encontró a Manolo el de Chipiona. Era una de las personas que más admiraba, respetaba y apreciaba, un recolector pescador de los corrales de esa localidad gaditana. Valverde describe así en sus memorias sus técnicas de captura:

“Son corrales extensos, hechos de piedra que se encargan de cementar los ostiones (Crassostraea) hasta dejarlos sólidos como muros, capaces de aguantar los oleajes que rompen contra ellos en las mareas altas. Durante la pleamar el corral desaparece y en bajamar queda transformado en una especie de damero hecho por muretes más bajos que dividen el corral en lo piélagos, nombre que delata ya su antigüedad”.

“El pescado entra con la marea alta y al bajar queda encerrado mientras el agua se escurre por boquetes enmallados abiertos en la base de los muros. Luego todo se limita a coger los peces en los someros piélagos. La habilidad del pescador es entonces poco creíble. Provisto de un farol, un romo sable curvo, un largo gancho para sacar pulpos y sepias de sus escondrijos y un esparavel –tarralla– para cazar los peces grandes, recorre lentamente los piélagos, con el agua por encima de la rodilla. Mata a los peces que nadan entre dos aguas con golpes de la punta del pesado sable dirigidos con rapidez y tino certero a la cabeza. La mayoría de ellos, aún siendo pequeños, reciben el sablazo entre los ojos, en una mancha que Manolo llama el matadero y que marca por transparencia la situación del cerebro, como aprendí yo en prácticas de anatomía”.

“Los peces grandes huyen formando una ola fácil de seguir, y he visto a doradas (Sparus auratus) de un par de kilos nadar en busca de los cobijos que los pescadores han preparado como trampas en el piélago y que consisten en unas piedras planas, no muy grandes, apoyadas sobre otras pequeñas, como si fueran mesitas. Es asombroso ver a una enorme dorada, que nada con su elevado lomo vertical, inclinarse de lado y penetrar bajo la losa, donde es capturada con el esparavel. Otras veces, grandes anchovas que dejan un reguero de espuma en su carrera, pasan de un piélago a otro perseguidas a sablazos por el pescador, que acaba por tronzarlas la nuca o el espinazo”.

“Observando a Manolo, el pescador de Chipiona, puede llegarse a comprender cómo un hombre solo, puede sobrevivir en cualquier costa, e incluso alimentar a algunos más. Coge almejas, saca navajas –esas conchas alargadas que viven en la arena fangosa y que aquí llaman longuerones– extrayéndolas de su hondo agujero con una varilla, atrapa cangrejos, engarfia pulpos, mata peces y recoge ortiguillas buceando y con ayuda de un tenedor.  Allí donde los demás falleceríamos de hambre, él encuentra un medio de vida. Sabe vivir del mar y no moriría en una isla desierta, lo mismo que aquel pescador canario que se me apareció en Cabo Blanco saliendo del desierto. Casta de marinos, difundida desde el mar Eritreo hasta Onuba y quién sabe si hasta los grandes concheros neolíticos del África occidental”.

“El anzuelo es tan antiguo como la cultura humana y Manolo le usa. Pesca maravillosamente a caña lo mismo a la moderna con carrete que al antiguo estilo, con un largo hilo atado a la punta y usando de cebo un trozo de dura piel de pez gatillo. Para coger bailas y róbalos voltea la caña de manera que el cordel corta la superficie del agua imitando el riscar de los peces, lo que los atrae inmediatamente. Las bailas (Morone punctata) y róbalos (Morone labrax) se agrupan en los roquedos próximos a la costa donde está el agua batida, manteniéndose en superficie mientras cazan. Las golondrinas de mar, en particular las medianas Sterna hirundo, suelen señalar dónde está el bando, sobre el que revolotean tirándose. Al acercarse, se ve perfectamente cómo asoman sobre la superficie los dorsos y las trasparentes y rígidas aletas dorsales de las bailas, que “riscan” el agua. No hace mucho, descubrí que Fernández de Oviedo dedicó unos capítulos a naufragios en el siglo XVI. Les leí, por si hubiera Menegildos, Manolos y Joselitos, y les había. Muchos”.

Los asentamientos frente al mar siguieron perpetuándose y aún hoy, que se han prohibido, en este mundo cada vez más regulado, se hace la excepción con dos pescadores artesanales que viven en sus chozas de palos con techo de escoba en plena playa de Matalascañas del Parque Nacional de Doñana.

Hasta 1982 miles de vecinos de los asentamientos cercanos, sobre todo de Pilas, pero También de Almonte, Hinojos, Azanalcázar y demás pueblos, acudían en verano a vivir libres y salvajes, alimentándose de víveres que portaban de casa pero también de la pesca, el marisqueo y la captura de conejos en sus madrigueras así como de todo bicho viviente comestible que cayera en sus trampas y cebos.

La felicidad que embargaba a los de Pilas cuando tras cruzar las dunas con caballerías y enseres se veían en sus chozas de castañuela frente al mar, viviendo como sus antepasados cazadores pescadores recolectores, se acabó el día que a ellos se les empezó a sumar la población de Sevilla y comenzó el negocio de construir y alquilar chozas en la playa pública, sin encomendarse ni a Dios ni al diablo. Una mañana de 1982 el Gobernador Civil de Huelva mandó unas palas excavadoras que en horas arrasaron la línea de varios kilómetros de construcciones ilegales adosadas, que en el mes de agosto del año anterior habían llegado a albergar hasta 30.000 personas. El que no tuvieran sistema sanitario ni análisis de agua potable alguno,  con las letrinas muy cerca de los pozos de agua, fue la excusa para derribarlas. La verdad es que el asentamiento estaba ya fuera de control, aumentaba cada año y amenazaba con convertirse en un problema. En Pilas corre entre los ancianos un quejío que dice: “Hoy tienen los pileños la resaca del odio en la mirada; Tienen cien veces tristes y otras tantas amargo el sentimiento. Les han ahogado el rumor de sus playas, la ilusión de sus noches de verano. La han quemado en la arena. ¡Nada para ellos tan hondo, ni tan total, ni tan cierto como esa arena! ¡Nada para nosotros tan grande, tan luminoso y sereno como el corazón de unos hombres que aman a la tierra!.”

Dos días antes de morir, en abril de 2003, Tono me dejó grabado un mensaje en el contestador automático del teléfono, mientras este cronista viajaba de regreso a Madrid, procedente de su casa de Sevilla, tras interrumpir el trabajo que hacíamos juntos para ordenar el material de sus memorias. La tarde anterior había sufrido su último infarto de corazón. Antes de sentirse mal, estuvo toda la mañana de aquel día activo y contento porque “al día siguiente iba a venir Manolo el de Chipiona, e íbamos a comer juntos los frutos de mar que era capaz de recolectar con sus manos. Tono, admirado, contaba con detalle cómo su amigo se los arrancaba al Océano Atlántico, en las aguas que bañan la costa gaditana a la altura de Chipiona.

“Lo que te has perdido”, grabó en un momento de fugaz mejoría al día siguiente en el contestador de mi teléfono, con voz que por primera vez oí débil y entrecortada, aunque, incluso en aquella circunstancias, llena de humor y de pasión por la vida: “Una lubina, langostas, percebes, dos bogavantes, canaíllas, langostinos, gambas rojas y cigalas”, y Manolo, le faltó por decir. “Pero cómo se te ha ocurrido marchar… A mi no me dejaron ya comer nada.”

Manolo, el pescador de Chipiona, un sencillo hombre de mar, fue la persona a la que Valverde dedicó su último recuerdo en su último momento, justo aquel del que se sentía orgulloso de ser su amigo.

Las últimas palabras de Valverde fueron para un pescador–recolector que, al igual que su primer acompañante en sus correrías por Doñana en los años cincuenta del sigo XX, Menegildo, poseían perfiles humanos descritos en textos del siglo XIX que describen a los hombres cazadores recolectores paleolíticos que sobrevivieron hasta aquellas fechas.

(Continuará…)

Puedes leer todos los capítulos publicados hasta el momento en: http://www.paleovivo.org/libro/1-cazadores-recolectores/

Pulsa aquí para ver el índice de la obra completa

Agradezco que mandes el enlace a esta obra a quien consideres le pueda interesar, ya que su difusión es libre y gratuita: http://www.paleovivo.org/libro/1-cazadores-recolectores/

Para continuar la labor de proteger lo salvaje, te pido te suscribas. Cuando puedas o quieras, puedes donar al ‘Proyecto Tarpán’ 0,50 céntimos de euro (esperando a sumar por lo menos 6 € o más para que la gestión bancaria o de Paypal no supere lo donado) por cada capítulo, que te guste o envíes, para ayudarme a seguir redactando este ensayo y a ejecutar acciones de recuperar naturaleza. Escríbeme si no sabes cómo donar, o quieres aclarar otros aspectos: benigno.varillas@gmail.com