Los pigmeos de la selva y la moral ecológica de los cazadores recolectores

 ‘Genesis’

Tomo 1: Cazadores–Recolectores

Capítulo 12

Por Benigno Varillas

Al igual que José Antonio Valverde, que admiró toda reminiscencia del ser humano poseedor aún de la capacidad de sobrevivir integrado en la naturaleza, su amigo de juventud, Félix Rodríguez de la Fuente, también expresó su admiración por el hombre primitivo, en ese mismo sentido. En un mensaje que dejó grabado en uno de los capítulos de su programa “La Aventura de la Vida” de Radio Nacional de España, dijo en 1974:
“Volando sobre una selva infinita, de esas selvas que cuando miras hacia abajo se está perfectamente convencido de que perderse allí es como perderse en el mar, en el océano, iba pensando en cual era el hombre, con auténtica dimensión humana, que más me había impresionado en mi vida. Repasaba mentalmente cada uno de los grandes hombres, en mi criterio, que yo había conocido, y en cada una de las mujeres, que duda cabe, y pensando también en el que más había penetrado en mi corazón y en mi mente, en el que me había producido una sensación más poderosa de especimen humano, de perteneciente a una especie que puede auto–valerse, a una especie que se permite el lujo de intitularse a sí misma sapiens, es decir, la que sabe, la que conoce, la que se comporta como poseedora de un cerebro sapiente y pensante ¿y saben ustedes, en el interior del avión, a la conclusión que llegué?”
“Despegado, por muchos metros de altura y kilómetros de distancia, de intereses creados, de, diríamos, contactos más o menos estrechos con personas de las que dependen grandes cosas para mi, llegué a la conclusión de que si en aquel momento el avión se caía y yo ya no podía pensar más, el último hombre en el que había pensado porque le consideraba el más importante de los que he conocido en mi vida era un pigmeo, un pigmeo de la selvas de Lituri, en el Congo, un pigmeo que ya no sé si vive o habrá muerto, un pigmeo con el que compartí todas sus cosas, un pigmeo que me dejó un recuerdo imborrable.”
“Los pigmeos son un pueblo enano, en el estricto sentido de la palabra, que viven en el corazón de África, únicamente en el interior de la selva lluviosa tropical. Están repartidos por el Congo y Camerún. Hay algunos en Ruanda y Burundi. Se alimentan de la caza de animales salvajes, de la pesca en los ríos y riachuelos de la selva y de la recolección de frutos. No conocen la agricultura ni el pastoreo. Están por consiguiente sumidos en lo que se llama la cultura de los cazadores superiores. Conocen el fuego, pero no elaboran el hierro. Las puntas de sus flechas son de madera o de pedazos de hierro que obtienen por intercambio con sus vecinos. Viven en la noche de la prehistoria, igual que debieron vivir nuestros antepasados.”
“Dependen por entero de la pieza de caza que matan, del pez que capturan, del bulbo, de la fruta, de la raíz, del hongo que encuentran. Son absolutamente hombres de la naturaleza. Para sobrevivir de este modo necesitan desplazarse constantemente. Los pigmeos son nómadas, por esta razón sus casas son estructuras sencillísimas que montan rápidamente, concretamente las mujeres, con un esqueleto de ramas elásticas que se doblan y que cubren con hojas en forma de, como ellos dicen, las escamas del pangolín.”
“Hay una división estricta del trabajo, los hombres cazan, las mujeres recolectan, con una compenetración en el grupo extraordinaria. Son profunda y absolutamente comunitarios, todo es de todos y nada es de nadie. No tienen jefes, en el estricto sentido de la palabra. Tienen la figura del mejor cazador, al que se le consulta para una expedición de caza. Está al que despreciativamente hemos llamado brujo, que es el depositario de la tradición. Es el que sabe cuándo hay que cambiar de sitio o qué es lo que hay que hacer cuando un hombre o una mujer enferma, y hay  entre ellos la figura de la mujer depositaria de la experiencia, que atiende a las parturientas y que decide asuntos de la recolección, de la construcción de los poblados, etc. Los pigmeos constituyen una célula primaria de la especie humana.”
“Cuando viene la época de lluvias, los pigmeos se entregan a la gran aventura de su vida, la muerte de Tembo, como se llama el elefante en suahili. Van dos o tres cazadores nada más en cada grupo. Siguen la pista del elefante por la selva. Tiene que ser un individuo aislado porque si hubiera más paquidermos no podrían llevar a cabo la cacería. Los pigmeos siguen la marcha del elefante con esa enorme capacidad que les permite leer huellas hasta a la luz de la luna. Cuando están a cien metros del elefante y éste se encuentra en un bosque secundario, de muchos árboles delgados, donde generalmente se apoyan en un árbol para digerir, el pigmeo matador –porque hay dos, el matador y el quitador– se impregna el cuerpo con una boñiga aun caliente de elefante, con objeto de oler a algo familiar para el gigante y que el monstruo no pueda descubrirlo. Otro de los pigmeos, el quitador, se adelanta y se coloca a unos veinticinco metros sin que el elefante se aperciba que está allí.”
“El matador, llevando en la mano una lanza inmensa, con punta de hierro que en otro tiempo fue de sílex, consigue meterse debajo del cuerpo del coloso sin ser descubierto, porque huele a boñiga de elefante, porque llueve a jarros, porque no hace ruido y porque se mueve como un espíritu de la selva. Con todas sus fuerzas clava su lanza, de abajo a arriba, en el corazón del paquidermo al mismo tiempo que el quitador, el compañero que iba con él, se pone delante y grita para que el elefante avance hacia él, no detecte ni aplaste al hombre que le dejó el corazón atravesado y caiga pocos metros después muerto por la tremenda hemorragia interna. Así matan los pigmeos a los elefantes.”
“Y ante unos hombres así, uno se quita el sombrero. Se quita la soberbia. Uno se quita todas estas cosas que generalmente llevamos puestas, para nuestra desgracia, los seres que habitamos en el área civilizada de este planeta. Pero hay algo importantísimo relacionado con la cacería. El elefante para el pigmeo lo es todo. Le puede causar la muerte pero también le da la vida. El que ha matado al elefante, el que realmente podría erigirse en propietario de la caza, cree que ha robado algo a la selva, su criatura más perfecta, lo que más importa. El matador está sometido a una serie de tabúes que le llevan a desagraviar a la madre selva y a Comba, al padre de todos los elefantes y de todos los pigmeos, por haberle matado a su criatura favorita. Yo le pregunté una noche inolvidable a mi amigo Lazabo:
– ¿Qué haces después que el elefante ha muerto?
– Le arranco la lanza, limpio el acero, tomo sangre y carne de la herida, la pongo entre hojas aromáticas, me retiro solo a la selva y le ofrezco a Comba, el padre de los elefantes y de los pigmeos y de todas las plantas y animales, las primicias de lo que es suyo y el me ha dado, y le pido que me lo dé también mañana.
– Y cuando acuden las mujeres y los cazadores para despedazar a Tembo ¿qué parte de la presa guardas para ti, Lazabo?
– Yo no puedo comer ni guardar nada del elefante que he matado porque Comba me castigaría y me volvería peor que una bestia, pero si otro cazador mata yo sí puedo comer de la carne. “
“Quedé asombrado ante el prodigio de un hombre primitivo que, después de jugarse la vida para matar a un elefante, cree que no puede comer de él para no apropiarse de algo que pertenece a la naturaleza.”

Fue el primer pueblo de cazadores primitivos que conoció. Toda su vida buscó con ahínco el contacto con los últimos seres humanos que guardan en su forma de vida los rastros de lo que debieron ser nuestros antepasados del Paleolítico, aquellos tatarabuelos nuestros que habitaron la cueva de Altamira y toda España. En ellos intuía que se escondían valiosas claves para afrontar el futuro, un futuro que veía cada vez más oscuro ya en los años sesenta.
Quería profundizar en esa búsqueda y por eso quiso conocer a los supervivientes de un pueblo que no solo seguía siendo cazador, que seguía viviendo como en el Paleolítico, sino que además, como los pueblos primitivos ibéricos del Magdaleniense, era también artista y pintaba en lienzos pétreos la esencia, la armonía, el movimiento y el espíritu de los animales que les rodeaban. Eran los bosquimanos. En los años sesenta todavía quedaba algún anciano de ese pueblo de baja estatura y mirada inteligente, que había llegado a conocer a los últimos iniciados que supieron pintar las figuras zoomorfas, preciosas –dibujadas con estilo similar al del arte rupestre levantino y andaluz español, más que al sofisticado arte parietal cantábrico– que hoy se contemplan en las paredes de los abrigos del predesierto y de la sabana arbustiva del Kalahari y del Namib. Y si quedaba, Félix tenía que conocerle, para que le contara, para ver en su rostro y en su mirada la de aquellos otros que moraban entre nosotros hace 12.000 años.
Tenía que darse prisa, porque era un pueblo casi extinguido, masacrado por el hombre blanco, por los colonos holandeses, alemanes e ingleses del siglo XIX, y ya antes, por los pueblos ganaderos bantúes y nilóticos que se extendieron y colonizaron toda África en el siglo XVII. Los bosquimanos nunca llegaron a comprender el concepto de la propiedad de la tierra y de los animales, fueran salvajes o domésticos, que los pastores neolíticos metieron a pastar en sus ancestrales cazaderos. Disparaban sus flechas sobre las vacas lo mismo que lo hacían sobre los antílopes. Eso les condenó a muerte. Los ganaderos les aniquilaron. Hoy apenas quedan 5.000 bosquimanos en el Kalahari de Botswana, Namibia y Sudáfrica y mil en Tanzania.